Listado Enfermedades

Absceso cerebral

Absceso Epidural

Acantosis Nigricans

Acidez Estomacal

Acné

Acromegalia

Aftas

Alcoholismo

Alergias

Alopecia Idiopática

Alzheimer

Amenorrea Primaria

Amenorrea Secundaria

Amigdalitis

Adropausia

Anemia

Anencefalia

Aneurisma

Angina de Pecho

Anorexia

Ansiedad

Apendicitis

Apnea

ARJ

Arritmias

Arteritis Temporal

Artralgia

Artritis Reumatoide (AR)

Artritis Séptica

Artrosis

Asma

Ataque Cardíaco

Aterosclerosis

Autismo

Bloqueo Cardíaco

Botulismo

Broncoaspiración

Bronquiolitis

Bronquitis

Bronquitis Crónica

Brucelosis

Bruxismo

Bulimia

Cálculos Biliares

Cálculos Renales

Cáncer

Cáncer Cervical

Cáncer de Colon

Cáncer de Esófago

Cáncer de Estómago

Cáncer de Hígado

Cáncer de Hueso

Cáncer de Laringe

Cáncer de Lengua

Cáncer de Mama

Cáncer de Ovarios

Cáncer de Pancreas

Cáncer de Piel

Cáncer de Próstata

Cáncer de Pulmón

Cáncer de Riñón

Cáncer de Cuello de Útero

Cáncer Oral

Cardiopatía Congénita

Caries

Caspa

Cataratas

Celiaquía

Celulitis

Cistitis

Clamidia

Climaterio

Cólera

Conjuntivitis

Convulsión Febril

CSNC

Déficit de Atención

Demencia

Dengue

Depresión

Dermatitis

Deshidratación

Diabetes

Diarrea

Difteria

Disfunción Eréctil

Dolor Lumbar

ECV

EIP

Embarazo Ectópico

Enf. Arteria Carótida

Enfermedad de Addison

Enfermedad de Huntington

Enfermedad de Kawasaki

Enfermedad de Raynaud

Epilepsia

EPOC

Escarlatina

Escoliosis

Estreptococo del Gripo B

Estrés

Eyaculación Precoz

Gastritis

Gastroenteritis Viral

Gonorrea

Gripe

Haemophilus Influenzae

Hemofilia

Hemorroides

Hepatitis A

Hepatitis B

Hepatitis C

Herpes Genital

Herpes Zóster

Hipertensión

Hipertiroidismo

Hipotensión

Ictericia

Incompatibilidad RH

Infarto de Miocardio

Infección Genital por VPH

Influenza

Insomnio

Insuficiencia Cardíaca

Juanetes

Lepra

Leucemia

Linfoma

Lupus

Mal de Parkinson

Mastitis

Meningitis

Menopausia

Migraña (Dolor de Cabeza)

Mononucleosis Infecciosa

Muerte Súbita

Neumonía

Obesidad

Osteoporosis

Otitis

Pancreatitis

Paperas

Parálisis Cerebral

Peritonitis

Pie de Atleta

Piojos Púbicos ( Ladillas)

Poliomelitis

Prostatitis

Pulmonía

Quiste de Ovarios

Rabia

Resfriado Común

Rotavirus

Rubéola

Salmonelosis

Sarampión

Sida

Sífilis

Silicosis

Síndrome Alcohólico Fetal

Síndrome de Down

Síndrome Fatiga Crónica

Síndrome Muerte Súbita

Sinusitis

Sonambulismo

Soplos Cardíacos

Taquicardia

TEA (Autismo)

Tétanos

Tos Ferina

Toxoplasmosis

Tricomoniasis

Tuberculosis

Tularemia

Úlcera Gástrica

Vaginitis

Vaginosis Bacteriana

Varicela

Várices

Verrugas

VIH

Viruela

Virus del Nilo Occidental

Virus Papiloma Humano

Wolf-Parkinson-White

Enf. Coronarias
Enf. Infecciosas
Enf. Respiratorias
Enf. Sistema Digestivo
Enf. Transmisión Sexual

Enf. Vasculares

 

DEPRESIÓN - CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

La depresión es, quizás, el problema más común de todos los problemas de salud mental, y en cierto grado, hoy afecta a uno de cada cuatro adultos.
 

La depresión es un problema del estado de ánimo de las personas, en que se describe como un sentimiento de tristeza, desasosiego, malestar o depresión. Mientras el estado depresivo está presente, las evidencias también están presentes, reflejando los aspectos neuroquímicos o de la “química del cerebro” que caracterizan a la depresión. La persona deprimida experimenta una concentración o atención deficientes, pérdida de energía, pensamientos acelerados o preocupación, trastornos del sueño o del apetito, y otras manifestaciones físicas. Cuando estamos en presencia de este diagnóstico, el individuo exhibirá al menos cinco de los siguientes síntomas, durante los periodos de depresión:

  • Estado de ánimo deprimido, la mayor parte del día o casi todos los días
  • Un interés marcadamente reducido en todas o casi todas las actividades
  • Una importante ganancia o pérdida de peso, o trastornos del apetito
  • Insomnio o sueño excesivo
  • Agitación o retraso psicomotor (nerviosismo o inquietud)
  • Un bajo nivel de energía o cansancio crónico
  • Sentimientos de inadecuación, pérdida de la autoestima, y/o auto desprecio
  • Atención o concentración disminuidas, o incapacidad de pensar claramente
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio, expresión de un deseo de estar muerto

Causas de la Depresión

La depresión puede ocurrir bajo muchas circunstancias diferentes, pero se presenta más comúnmente en estas dos situaciones:

Pérdidas Repentinas Graves

En estas situaciones, el individuo ha experimentado una pérdida repentina, y quizás, sorprendentemente grave. Esta pérdida puede ser la muerte de un ser querido, la pérdida del empleo, la pérdida de una amistad u otro proceso doloroso o de duelo. En este tipo de depresión, el paciente puede identificar claramente qué es lo que le está creando ese estado de ánimo depresivo.

Un Alto Nivel de Estrés Prolongado

En estas situaciones, el paciente está deprimido, pero no puede indicar claramente la causa, suelen decir: “Estoy deprimido, pero no sé por qué”. Imagine reproducir una cita de video sobre su vida, reviviendo los últimos 18 meses. Observe el estrés que ha estado soportando, la cantidad de responsabilidad, la cantidad de presiones y la cantidad de dificultades. En la clínica práctica real, esta causa de depresión se ve con mayor frecuencia que la causa por una pérdida grave. Este tipo de depresión crece dentro de la persona. Cuando se experimenta este tipo de depresión, el paciente hace comentarios como: “¡No sé qué es lo que está mal!” “No sé cómo me siento”. “Mis sentimientos están como adormecidos”.

Tratamiento Actual para la Depresión

El tratamiento para la depresión, frecuentemente, involucra dos programas: uno es a través del uso de medicamentos antidepresivos y el otro consiste en reparar el daño causado por los “pensamientos basura”, durante tantos meses. En todas las investigaciones actuales, se concluyó que la mejor manera de recuperarse de una depresión severa es empleando ambos métodos.

Tratamiento con Medicamentos

Recuerde el ejemplo del automóvil, que se quedó sin muchos cuartos de aceite después de recorrer un camino tan largo. La depresión se trata clínicamente de un modo similar – le agregamos algunos cuartos de aceite (serotonina) hasta que alcance su nivel normal. En la depresión, usamos medicamentos antidepresivos para “añadir” más aceite al cerebro, que en la mayoría de los casos es la serotonina. Un medicamento antidepresivo incrementa lentamente el nivel de serotonina del cerebro. Prozac, Zoloft y el nuevo “Paxil” son antidepresivos especialmente elaborados para este propósito. Ellos constituyen una nueva clase de medicamentos antidepresivos: los SSRIs, o (¿está listo para esto?) Inhibidores Selectivos de Reabsorción de Serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés).

Al igual que en el caso del automóvil, a medida que aumenta su nivel de “aceite”, sus síntomas comienzan a disminuir. La mayoría de los medicamentos antidepresivos requieren al menos de cuatro a seis semanas para incrementar el nivel de serotonina, de una manera importante – aunque ya notará una mejora después de la primera semana. Los medicamentos antidepresivos, los SSRIs por ejemplo, suelen detener los ataques de llanto en cinco o siete días, y frenan el “camión de basura” de un periodo de cinco a diez días.

Tratamiento Psicológico

Los psicólogos y otros terapeutas trabajarán con usted para reparar el daño causado por los “pensamientos basura”, ayudándole a diferenciar la realidad de los pensamientos con su cerebro le alimentó durante los últimos meses. Muchas personas piensan que consultar a un psicólogo o terapeuta significa tenderse en un diván y hablar acerca de cómo aprendió a usar el retrete durante su niñez – ¡Ésas son tonterías! Los psicólogos modernos son expertos tanto en la química del cerebro como en la reparación del “pensamiento” dañado y la reconstrucción de su auto confianza. La combinación de la medicación más una terapia, es extremadamente eficaz.

Habitualmente, un tratamiento exitoso para una depresión severa involucra tanto la medicación como la terapia o el asesoramiento. Recibiendo ambos, usted puede esperar que su sueño regrese a la normalidad, en primer lugar, seguido de una disminución de la velocidad mental y la eliminación del camión de basura. Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook

VER MAS INFORMACIÓN SOBRE ESTA ENFERMEDAD AQUÍ

 

Pagina Principal         -       Mapa del Sitio          -         Consultas y Publicidad

@ Copyright 2013 Enfermedades y Síntomas .com. Permitido el uso del contenido nombrando la fuente.